Me apareció un bulto en el lado izquierdo de mi cuello

 

Me apareció un bulto en el lado izquierdo de mi cuello

¿A qué riesgo me enfrento? ¿Qué debo hacer?

Surgen diversas interrogantes cuando surge un repentino bulto en el cuello, con tan solo mirarte al espejo o percatarse al hacernos tacto. Apenas notamos un abultamiento en el cuello y lo natural es indagar de qué trata y qué tan serio puede ser. Bajo este escenario el portal de salud AARP sugiere que la aparición de bultos en el cuello puede tratarse de quistes sebáceos o problemas con la tiroides. Pero el caso más frecuente suele ser los ganglios linfáticos inflamados.

Es importante no ignorar esta señal y buscar ayuda profesional para considerar sus causas y cómo afecta la salud. Te mostraremos en este post respuestas a una serie de interrogantes en relación con la inflamación de los ganglios linfáticos, no sin antes aprender qué son y cuál es la función que cumple en nuestro organismo.

¿Qué son los ganglios linfáticos?

Son glándulas que forman parte del sistema linfático. Se identifican como pequeños nodos y repartidos por distintas zonas del cuerpo interconectados por un complejo entramado tubular denominado vasos linfáticos. La función principal de estos tubos son la de transportar glóbulos blancos o linfocitos, los cuales son responsables de proteger el organismo de células malignas y componentes invasores (virus y bacterias). En otras palabras son nuestra barrera natural ante enfermedades y definen nuestro sistema inmunológico.

Como ya mencionamos, una inflamación de esta glándula representa la principal causa de aparición de bultos visibles en cierta medida y reconocibles al tacto.

¿A qué se debe la aparición de un bulto en el cuello?

Estas bolitas o bultitos ubicados en el cuello surgen por distintos factores. En general una infección o enfermedades virales y bacterianas representan los principales factores externos más comunes, incluyendo la mononucleosis. Conllevan a una reacción que origina una acumulación de linfocitos en estos ganglios o nodos, que dependiendo de la patología se manifestarán en mayor o menor medida como un aumento en el volumen de bultos y se pueden expandir a lo largo del cuerpo.

En el caso de los bultos presentes en el cuello, las causas más comunes se derivan en enfermedades como una infección de las vías respiratorias, de garganta o en casos más agudos, una amigdalitis. Incluso una simple infección bucal o por mordedura de animales no escapan a la aparición de estos bultos en el cuello.

Dato de interés

Se ha comprobado que el estrés provoca que nuestro cerebro segregue la hormona cortisol, responsable del debilitamiento del sistema inmunológico y que coloca al organismo susceptible a ataques de bacterias, virus y por ende una reacción por parte del sistema endrocrino.

En enfermedades infecciosas el bulto tiende a aparecer y desaparecer de acuerdo al ciclo. Para estos casos los tratamientos resultan efectivos cuando se emplean antibióticos previo al diagnostico de la enfermedad. Es importante identificar las características de estos bultos para descartar bajo juicio facultativo un mal mayor.

¿Cuáles son los síntomas previos a la aparición de un bulto en el cuello?

Es importante determinar cuáles son los síntomas previos a la aparición de un bulto en el cuello, sobre todo cuando se presentan los casos que detallaremos a continuación.

  • Gripe
  • Malestar en la garganta
  • Mucosidad nasal
  • Fiebre
  • Dolor de muelas
  • Escalofríos

Es común observar una manifestación del ganglio inflamado en un lado específico del cuello en

¿Qué pasa si el bulto en el cuello no desaparece? ¿Debo preocuparme?

Independientemente del grado de inflamación, lo sensato y natural es preocuparse. Se recomienda acudir lo más pronto posible a un medio especialista. Es crucial que el médico sepa cuáles son las dolencias del paciente cuando el bulto en el cuello persiste se debe prestar especial atención cuando presenta características:

  • Presentan un aumento sostenido del tamaño.
  • Se manifiesta una rigidez considerable.
  • Su presencia se extiende luego de pasados los malestares causados por una infección.
  • Persisten los síntomas febriles y sudoración nocturna.
  • Se manifiesta una pérdida importante del peso corporal.
  • La inflamación se extiende a ganglios en otras zonas del cuerpo.
  • El dolor es agudo al tacto.

Si se presentan estas características lo lógico es que un medico haga la valoración e indagar la posible naturaleza maligna del bulto. Cabe la posibilidad de que el médico detecte enfermedades crónicas como el linfoma, la leucemia, el cáncer de garganta entre otros tipos.

También se relaciona trastornos del sistema inmunológico.

Tratamiento para los bultos del cuello

Para tomar conciencia acerca de los tratamientos según el caso es importante saber que el especialista va a variar según la causa y complicación. Por lo general y lo recomendable es acudir al médico internista sobre todo cuando se trata de infecciones e inflamaciones comunes. Será el médico especialista quien hará la valoración primaria para clasificar y descartar la gravedad del ganglio en el cuello.

Las pruebas de diagnóstico y tratamientos son llevados a cabo bajo esta misma lógica por especialistas en diversos ramos; por un hematólogo, infectólogo endocrinólogo u oncólogo. Ellos con su experticia serán quienes determinen cual será el tratamiento adecuado.

¿Cómo suelen diagnosticar y tratar los bultos en el cuello los especialistas?

El escenario común estos bultos es caso de adenitis, en un lado específico del cuello. Reciben tratamiento a base de antibióticos para tratar la infección viral y monitorear la evolución del ganglio inflamado.

Si la causa es el estrés entonces debes realizar un cambio positivo en tu día a día. Te servirá de mucha ayuda y combinarlo con una dieta saludable lograrás equilibrio mental-fisiológico que fortalezca tu sistema inmune

Los casos crónicos requieren de estudios más detallados como  hemograma, biopsia de ganglios linfáticos, dependiendo de su diagnostico y grado se procederá a la extirpación o tratamiento exclusivo como la radioterapia.

Ten en cuenta

Que la aparición de bultos en el cuello así como en cualquier parte del cuerpo es una anomalía que debe ser atendida a tiempo. Con suma seriedad hay que acudir a médicos especialistas a fin  de aclarar su naturaleza; es decir, si se trata de bulto benigna o maligna, así minimizar los riesgos y evitar complicaciones que desencadene a otros males. El sistema linfático juega un rol muy importante en el cuerpo humano y es nuestra responsabilidad es atender cualquier cambio repentino en el mismo.